jueves, octubre 27, 2011

El humano qué complicado¡¡¡¡

Y los monos Rhesus de Ranulfo, en México, lo que acaban de enseñarnos hace unos meses es que sólo pueden cambiar de opinión las formas cerebrales muy sofisticadas. Una rana no puede cambiar de opinión; un mono, sí, y nosotros podríamos, pero, lamentablemente, no queremos. Eduardo Punset El artículo completo aquí

3 comentarios:

Roberto Farona dijo...

Lo maravilloso es que los humanos tenemos opción (si queremos o lo consideramos necesario), a cambiar nuestras opiniones. Sinceramente creo que la mayoría de la gente cambiamos de opinión muy a menudo, y siempre a mejor ... saludos Mila

José Del Moral De la Vega dijo...

¡Bueno! Punset pertenece a esa clase de personas que, siendo científico, se empeña en hablar a sus colegas de teología, o que, siendo filósofo, defiende entre los suyos teorías físicas...Es un economista metido a científico, y suele exponer teorías en el campo de las neurociencias con un atrevimiento que, al oírlas, se siente vergüenza ajena. Como showman de un programa de TV no está mal... ¡Claro, que esa es mi opinión, y mis amigos dicen que yo soy "rarito"!
Un abrazo

Mariní dijo...

q buena reflexión! gracias por la nota, me la llevo!
un saludo